miércoles, 23 de diciembre de 2015

ESCUDOS DE ARMAS DE LOS DUQUES DE BÉJAR EN SU SEÑORÍO DE BURGUILLOS DEL CERRO

                      Plaza de la Misericordia. En la fachada escudo ducal y al fondo el castillo


INTRODUCCIÓN.

Catalina de Lancaster, reina de Castilla, otorgó a Diego López de Zúñiga la villa de Burguillos, su fortaleza, su término y aldeas, mediante escritura de cesión y donación, con fecha de 2 de noviembre de 1393. Es el documento más antiguo existente en el Archivo Histórico Nacional sobre la llegada de los Zúñiga a Burguillos.


A.H.N.OSUNA,C.339,D.17

Un mes después, el 5 de diciembre de 1393, el rey de Castilla Enrique III ratifica la donación mediante carta de privilegio.

En 1394, Isabel Fernández de Vargas, hija de Alfonso Fernández de Vargas -primer señor de la villa y cuyo mausoleo se conserva en la antigua iglesia de San Juan- vende la villa de Burguillos a Diego López de Zúñiga.

En 1396, el rey Enrique III emite una cédula en la que confirma la compra de la villa de Burguillos realizada por Diego López de Zúñiga a Isabel Fernández de Vargas.

En resumen, Diego López de Zúñiga recibe la donación de Burguillos por parte de los reyes en 1393. No obstante, como forma de evitar futuras reclamaciones por parte de los herederos del anterior señor de Burguillos, compra a la hija de Alfonso Fernández de Vargas la villa de Burguillos un año después.
(En siglos venideros los Vargas pleitearán con la Casa de Béjar por la posesión de la villa de Burguillos, sin obtener resultado positivo alguno).  

En 1396, Diego López de Zúñiga logra la propiedad de Béjar (Salamanca) al intercambiarla por Frias (Burgos). Se convierte en el I señor de Béjar.

Así, a finales del siglo XIV, ya tenemos en Burguillos y Béjar a los Zúñiga -sus orígenes se remontan al reino de Navarra- como señores de la villa burguillana y bejarana.

ESCUDOS DE ARMAS DE LOS DUQUES DE BÉJAR EN SU SEÑORÍO DE BURGUILLOS.

Nuestro siempre admirado Matías R. Martínez dibujó el escudo de armas de Alvaro de Zúñiga, II duque de Béjar, en la portada del manuscrito que realizó en 1877 de las Ordenanzas Municipales de 1530 aprobadas por Álvaro de Zúñiga. En este dibujo podemos ver los colores originales del escudo ducal de los Zúñiga.

                                             O. M. de 1530. BA- BIEX CAJA 73, CM-M 2238

Vamos a ir estudiando y analizando los diversos escudos de armas de la Casa de Béjar que podemos ver repartidos por la población. Los he ordenado por orden cronológico para que sea más fácil su seguimiento.

1) ESCUDO DE ARMAS SITUADO EN LA ENTRADA DEL CASTILLO.

En el artículo "El castillo de Burguillos del Cerro y su historia" (02-09-2015) vimos que la Casa de Béjar acometió una profunda reforma del castillo entre fines del siglo XV y principios del XVI. Es en esta época cuando coloca su escudo de armas Álvaro de Zúñiga, II duque de Béjar, en la entrada del castillo, bajo el matacán, como forma de remarcar la propiedad de la fortaleza.




El escudo de armas del linaje de los Zúñiga, provenientes de Navarra, era originalmente un campo de gules con una banda de oro. Se le añade una cadena de ocho eslabones en memoria de un hecho ocurrido en la batalla de las Navas de Tolosa en 1212.
Diego Iñiguez López de Zúñiga fue uno de los caballeros que participaron en la batalla y consiguieron romper las cadenas con las que el rey moro Miramolín tenía atado a los esclavos negros. En memoria de esta hazaña añadió a su escudo una cadena con ocho eslabones.
Años más tarde, en 1369, Iñigo Ortiz de Zúñiga vuelve a cambiar el escudo de armas, que ya había pasado a campo de plata, enlutando la banda (pasa a negra) por la muerte del rey Pedro.




El escudo de armas que tenemos a la entrada del castillo está realizado en granito de la zona, al igual que los sillares de la portada. Tiene una característica muy especial que lo hace único dentro de los escudos de los Zúñiga, presenta la banda engolada de cabezas de dragantes, serpientes en este caso. Esta banda es la conocida como "Banda Real de Castilla".
Otra particularidad del escudo es que la cadena lleva catorce eslabones, en lugar de los ocho tradicionales. Debió de llevar corona ducal, hoy desaparecida por el paso del tiempo.

Armas: en campo de plata, una banda de sable y puesta en orla, brochante sobre el todo, una cadena de catorce eslabones de oro.



2) ESCUDO DE ARMAS SITUADO EN LA FACHADA DEL ANTIGUO AYUNTAMIENTO O AUDIENCIA ANTIGUA EN LA PLAZA ALTA.

Antes de su traslado a su sede actual en la Plaza del Altozano, el ayuntamiento estaba ubicado en una casa de la acera occidental de la Plaza Alta, también conocida como la Audiencia Antigua.

Según me cuenta Francisco Zarallo Llera, que fue concejal de cultura del ayuntamiento burguillano, el escudo de armas de los Zúñiga, que hoy está colocado en la fachada del antiguo ayuntamiento, lo encontraron en unas dependencias traseras de la casa. En la fachada quedaban las huellas de haber estado el escudo situado donde hoy podemos contemplarlo. Por eso decidieron volver a colocar el escudo de armas en su lugar primitivo y original. La única pega es que los responsables de la colocación decidieron limpiarlo y se puede observar que hicieron su trabajo estupendo, al quitar la pátina que el paso de los siglos da al mármol. Lo dejaron prácticamente nuevo.


El escudo de armas está realizado en mármol blanco procedente de la Pedrera del Manco.
Esta cantera de mármol blanco está situada en Burguillos del Cerro. De ella se ha extraído mármol blanco de muy alta calidad durante siglos. Es una piedra con unas características muy buenas para esculpir y grabar.

Es el escudo de armas de los Zúñiga. Debió ser colocado en la fachada del antiguo concejo a principios del siglo XVI, en tiempos del duque Alvaro de Zúñiga, II duque de Béjar. Presenta corona ducal al timbre, cadena con ocho eslabones por orla y banda de sable.


3) ESCUDO DE ARMAS SITUADO EN EL PILAR DE LA CALLE AMPARO.

El escudo de armas se encuentra labrado en uno de los sillares del frontis del pilar de la calle Amparo, antiguamente conocido como Pilar de Arriba. El frontis del pilar y el primer pilón están construidos con mármol blanco de la Pedrera del Manco. Coronan el pilar dos piezas de granito de una columna romana: un capitel y una basa.

El duque de Béjar costearía la construcción del pilar, situado antiguamente en el Ejido de la población. Servía como abrevadero para el ganado.




Este escudo de armas presenta cuatro cuarteles, en el primero y tercero tenemos las armas de los Zúñiga. En el segundo y cuarto no se distingue qué armas están representadas, el paso del tiempo ha borrado todo rastro.







Por la época de construcción del pilar, así como por la colocación de las armas de los Zúñiga en el primer y cuarto cuartel, me inclino a pensar que las armas desaparecidas son las de Francisco de Sotomayor, armas que analizaremos en el escudo de la Plaza de San Isidro. 

Por tanto, sería el escudo de Teresa de Zúñiga, III duquesa de Béjar, realizado en fecha posterior a su matrimonio con Francisco de Sotomayor. 

Al lado del escudo figuran grabadas las letras I H S -Jesucristo-. El tipo de letra es muy similar al utilizado en una lápida sepulcral aparecida en las obras de la iglesia de San Juan. Esta lápida, de la cual hablaremos en un próximo artículo, lleva en su centro el escudo de la Casa de Béjar y fue realizada en 1538.

Fecho la construcción del pilar y del escudo entre 1531 -inicio del ducado de Teresa- y 1544 -muerte de su esposo-.  También me lleva a pensar en esa fecha el que la duquesa Teresa de Zúñiga, una vez viuda, recobra el escudo original de armas de los Zúñiga, como veremos en el escudo del convento de las Llagas de San Francisco.   

4) BLASÓN SITUADO EN LA PLAZA DE SAN ISIDRO.

El escudo de armas situado en la Plaza de San Isidro es el de Teresa de Zúñiga (1502-1565), III duquesa de Béjar, y su esposo Alonso Francisco de Sotomayor Portugal y Enríquez (1498-1544), V conde de Belalcázar. Contrajeron matrimonio en 1518. Sus capitulaciones matrimoniales recogían que el apellido Zúñiga prevalecería sobre el de Sotomayor. Es decir, el de Teresa sobre el de Francisco. Después de su matrimonio con Teresa pasaría a llamarse Alonso Francisco de Zúñiga y Sotomayor. 

Teresa de Zúñiga, Grande de España, sobrina de Alvaro, II duque de Béjar, heredó en 1531 todos los títulos y estados de su tío. Dos años más tarde, en 1533, heredó los de su tía abuela la duquesa María de Zúñiga y Pimentel, reuniendo una enorme herencia: los ducados de Béjar, Plasencia y Bañares; los marquesados de Ayamonte y Gibraleón; más, entre otros, el señorío de Burguillos. 
Todo esto no fue óbice para que recibiera de su esposo maltratos de todo tipo, que ella denunció.

En 1539 declaraba Teresa de Zúñiga ante el escribano de Lepe lo siguiente:

"le a dado e da muy mala vida tenéndola como la tiene encerrada en parte y lugar donde no puede con ella hablar persona alguna ni recibir carta de nadie ni comunicar con persona alguna ni salir fuera de casa ... avia puesto las manaos en su señoria y avia consentido ella en las ventas de bienes de su patrimonio por temor de no ser muerta ... su marido era hombre grave y sovervio cruel y suele poner en execuciones sus amenazas".
(El señorío de Burguillos en la Baja Edad Media. Carmen Fernández-Daza Alvear. Badajoz 1981) 

Una vez viuda pasó largas temporadas en Burguillos en su casa señorial de la calle San Juan.  En un próximo artículo profundizaremos en la vida de Teresa de Zúñiga -fundadora del convento de las Llagas de San Francisco-  por su especial relación con Burguillos. 

El blasón es fiel reflejo de la etapa posterior a su matrimonio. Vemos como en el mismo el duque Alonso Francisco incluye no solamente las armas de los Sotomayor, como en los palacios de Béjar y Plasencia, sino que incluye las armas de los Sotomayor, Portugal y Enriquez. En un claro signo de soberbia por las capitulaciones matrimoniales que tuvieron que firmar los Sotomayor ante los Zúñiga.
Los burguillanos, gracias a ello, tenemos la suerte de poder disfrutar de este bello blasón que incluye todos los linajes de los duques.   





Analicemos el extraordinario blasón, realizado en mármol blanco. Podemos fecharlo entre 1533 -año en el que Teresa hereda el señorío de Burguillos- y 1544 -año en el que muere de Francisco-.

El escudo de armas está dividido en cuatro cuarteles, teniendo en el centro una cruz (recordemos que el anterior del pilar tiene grabado I H S), muestra de la gran religiosidad de los duques. 

En el primer y cuarto cuartel están representadas las armas de Teresa de Zúñiga, III duquesa de Béjar: en campo de plata, una banda de sable y puesta en orla, brochante sobre el todo, una cadena de ocho eslabones de oro.




En el segundo y tercer cuartel están representadas las armas del duque consorte de Béjar Alonso Francisco de Sotomayor Portugal y Enriquez.

Estos dos están subdivididos a su vez en nueve cuarteles:

El primero, tercero, séptimo y noveno corresponden a las armas de los Portugal -Bragança. La madre del duque consorte Alonso Francisco fue Isabel Filipa de Portugal -Bragança.
En estos interesantes cuarteles del escudo de la Plaza de San Isidro, en las armas de los Portugal- Bragança figuran siete castillos y un escudo o quina de cinco puntos, que representan cinco monedas colocadas en forma de cruz de San Andrés.
En el escudo actual de Portugal podemos ver estas quinas con las cinco monedas y los siete castillos.
Asimismo, el escudo de armas de la dinastía real portuguesa de los Braganças conserva los escudetes con las cinco monedas y los siete castillos.




El segundo, cuarto, sexto y octavo corresponden a las armas de los Enriquez: dos castillos donjonados y un león coronado.

En el quinto, en el centro del cuartel, están representadas las armas de los Sotomayor: seis fajas ajedrezadas, alternando con roeles negros.




Debió de estar coronado al timbre por la corona ducal, hoy desaparecida.

Este magnífico blasón, situado desde los años 60 del siglo pasado en la Plaza de San Isidro, estuvo muchos años recogido en el depósito municipal ubicado en la misma plaza y conocido antiguamente como el Corral del Concejo.
¿Cómo llegó al Corral del Concejo? Mi opinión es que este escudo de la Casa de Béjar debió de ser el que estuvo situado en la fuente del paseo de la Fuentellano. Matías R. Martínez nos cuenta que presidiendo la fuente, estaba en uno de sus muros de granito -el septentrional-, un escudo de mármol blanco de los duques de Béjar. Por desgracia, a finales del siglo XIX, la fuente fue tapada. Probablemente, el escudo sería desmontado y guardado en el depósito municipal hasta los años 60, en el que fue colocado en la plaza de San Isidro.
Seguramente, no sea el lugar más idóneo para esta joya de blasón que recoge una parte importante de la historia de la Casa de Béjar y, por ende, de la burguillana.

5) ESCUDO DE ARMAS SITUADO EN LA FACHADA DE LA CASA DEL CORREGIDOR Y CÁRCEL REAL.

El escudo de armas que está colocado en la fachada principal de la Casa del Corregidor, en la Plaza Alta, es el escudo del hijo de Teresa Francisco López de Zúñiga y Sotomayor, IV duque de Béjar, y de su segunda esposa, Brianda Sarmiento de la Cerda, hija del conde de la Salina. Contrajeron matrimonio en 1566.




El escudo fue colocado en el año 1584, tal y como reza en la inscripción que figura bajo el escudo.
Está realizado en mármol blanco, bastante desgastado por el paso de los siglos.




El escudo lleva corona ducal al timbre y cuatro cuarteles. El primero y tercero corresponden al linaje del duque, el primero armas de los Zúñiga y el tercero armas de los Sotomayor. El segundo y cuarto corresponde al linaje de la duquesa, armas de la Casa de la Cerda.




Primer cuartel, armas de los Zúñiga: en campo de plata, una banda de sable y puesta en orla, brochante sobre el todo, una cadena de ocho eslabones de oro.

Tercer cuartel, armas de los Sotomayor: seis fajas ajedrezadas, alternadas con roeles negros.

Segundo y cuarto cuartel, armas del linaje de la Cerda: tres flores de lis y un castillo donjonado.

Bajo el escudo figuran inscritas cuatro letras: S. P. Q. B.
Dejo una posible lectura, pudiera significar la expresión romana: Senatus Populus Que Bar. En nuestro caso, tratándose de la Casa del Corregidor y Cárcel Real, sería: Senatus Populus Burguillanorum.

6) ESCUDO DE ARMAS SITUADO EN LA FACHADA DE LA CASA Nº 7 DE LA CASA DE LA MISERICORDIA.

Este bello escudo de armas pertenece, al igual que el de la Casa del Corregidor, a Francisco López de Zúñiga y Sotomayor y a su segunda esposa Brianda Sarmiento de la Cerda.

Es un escudo primorosamente trabajado en mármol blanco de la Pedrera del Manco. Presenta una magnífica corona ducal al timbre y cuatro cuarteles.
Por el duque Francisco: las armas de los Zúñigas en el primero y las armas de los Sotomayor en el tercero. Por la duquesa Brianda: las armas de la Cerda en el segundo y cuarto.





Primero, armas de los Zúñiga: en campo de plata, una banda de sable y puesta en orla, brochante sobre el todo, una cadena de ocho eslabones de oro.

Tercero, armas de los Sotomayor: seis fajas ajedrezadas, alternandas con roeles negros.

Segundo y cuarto, armas del linaje de la Cerda: tres flores de lis en palo y un castillo donjonado (tres torres, con la central más alta).

Está situado actualmente en la fachada de la casa nº 7 de la plaza de la Misericordia, antiguamente conocida como plaza de la Madre de Dios o también como plaza del Pilar Grande.




Según me cuenta Remedios García-Rubio, actual propietaria, cuando su familia compró la casa en la que se haya el escudo ducal, este se encontraba recogido en los patios de la misma, junto al escudo de los Liaño que luce hoy en la fachada de la casa nº 3 de la calle Pilar Grande. Con muy buen criterio decidieron, al levantar su nueva casa, colocar el escudo de los duques de Béjar en su fachada, para disfrute de todos los burguillanos. Además, con esa acción han conseguido que se mantenga en perfecto estado de conservación.




Pero vayamos al principio, el escudo se encontraba en el patio de la casa de los Liaño (actualmente de Manuel Robledano). Así me lo contó Remedios García-Rubio. Hablé también con Manuela Cumplido Liaño, que ronda los noventa años de edad, sus padres fueron los dueños de la casa de los Liaño, recordaba haber visto el escudo de los Béjar en el patio.

Para cerrar ya el artículo, encuentro una información que me da la clave para entender por qué estaba el escudo desmontado y recogido en la casa de los Liaño. Juan de Liaño y Grajera había comprado unas casas situadas en la plaza Madre de Dios y en la calle Pilar Grande a Mariano Téllez- Girón Beaufort, XV duque de Béjar y XII de Osuna. Esta compra debió de ser unos años antes de 1860. Manuela Cumplido me contó que su abuelo, nacido en 1860, hijo de Juan de Liaño, había nacido ya en la casa de la calle Pilar Grande.

Los duques de Béjar Francisco y Brianda debieron de comenzar a edificar su casa en Burguillos, lindante con la Ermita de la Misericordia, entre los años 1566 -fecha del matrimonio- y 1591 -muerte del duque-. La casa principal era la actual nº 3 de la calle Pilar Grande, que contaba con viviendas aledañas, en la plaza de la Misericordia, que debieron de ser para su administrador y diverso personal de servicio.


                         Casa que fue de la Casa de Béjar y vendida a Juan de Liaño. Escudo de los Liaño

La Casa de Béjar conservó la propiedad de su gran casa burguillana hasta mediados del siglo XIX, que es cuando la vende a Juan de Liaño y Grajera. Los Liaño, al comprar la casa, retirarían el escudo de los Béjar, que estaría colocado en la fachada principal, colocando en su lugar su escudo de armas familiar: el de los Liaño. Años después, Juan de Liaño fue alcalde de Burguillos, de 1877 a 1879.
Posteriormente, también fue desmontado el escudo de los Liaño de la fachada, supongo que en época más compulsa, hasta no hace muchos años, cuando Manuel Robledano lo volvió a colocar en la fachada.

7) ESCUDO DE LA PUERTA PRINCIPAL DE LA IGLESIA DEL CONVENTO DE LAS LLAGAS DE SAN FRANCISCO.

A un kilómetro de la población se encuentra el convento de las Llagas de San Francisco. Como hemos visto en entradas anteriores, fundó el convento Teresa de Zúñiga, III duquesa de Béjar, en 1562, continuando la obra su hijo Francisco, su nieto Francisco Diego López y finalizándola su bisnieto Alonso Diego López, VI duque de Béjar, en 1617.




En agradecimiento a la fundadora, los franciscanos colocaron en la puerta de la iglesia el escudo de los Zúñiga, junto al escudo de la orden franciscana y a la inscripción en honor a Teresa de Zúñiga.

"La excelentíssima sennora donna Teresa de Çúnniga duqsa. de Béjar marqsa. de Aiamonte i de Gibraleón condesa de Bannares sennora de esta villa de Burguillos fundó este convento de San Francisco de las Llagas por su devoción, anno de 1562, estando enferma en esta villa". 




Tanto el escudo de los Zúñiga como el escudo de los franciscanos y la lápida frontal conmemorativa están realizadas en mármol blanco de la Pedrera del Manco.





Escudo de armas de los Zúñiga: en campo de plata, una banda de sable y puesta en orla, brochante sobre el todo, una cadena de once eslabones de oro. Al timbre corona ducal.

8) BLASÓN DEL VI DUQUE DE BÉJAR SITUADO EN EL INTERIOR DE LA IGLESIA DEL ANTIGUO CONVENTO DE LAS LLAGAS DE SAN FRANCISCO.

Es el escudo de armas de Alonso Diego López de Zúñiga Sotomayor y Mendoza, VI duque de Béjar, Grande de España y señor de la villa de Burguilos, desde 1601 hasta 1619.
Es el duque al que Miguel de Cervantes dedicó el Quijote en 1605.

Alonso Diego fue el finalizador de las obras del convento en 1617. En agradecimiento, la comunidad franciscana situó su escudo de armas en lugar principal, bajo la cúpula de la iglesia del convento.



En mi opinión, es el escudo, realizado en mármol blanco procedente de la Pedrera del Manco, el de más mérito artístico de los escudos burguillanos de la casa de Béjar. Debió de ser realizado en torno a 1617, año en el que finalizaron las obras del convento.

Alonso Diego López de Zúñiga contrajo matrimonio en 1595 con su prima Juana de Mendoza y Enríquez, hija del VI duque del Infantado. El hermoso blasón recoge las armas del duque -Zúñiga y Sotomayor- y de la duquesa -Mendoza-.

El rey Felipe III nombró al duque Alonso Diego López, en 1609, caballero de la Orden del Toisón de Oro, siendo investido y recibiendo el collar de la orden el 2 de enero de 1610.
El collar del toisón de Oro lo incorporó el duque a su escudo de armas en este bellísimo blasón del convento burguillano.




El escudo está dividido en dos partes. A la izquierda figuran las armas del duque Zúñiga y Sotomayor, a la derecha las armas de la duquesa Mendoza.

Armas de Zúñiga: en campo de plata, una banda de sable y puesta en orla, brochante sobre el todo, una cadena de trece eslabones de oro.

Armas de Sotomayor: seis fajas ajedrezadas.

Armas de Mendoza: banda de gules, con la salutación angélica en negro característica de la casa del Infantado Ave María. A los Mendoza se les conocía como "Mendozas del Ave María".

Al timbre la corona ducal y dentro de la corona figura la inscripción ALONSO, nombre del duque. 





Envolviendo las armas de los duques está primorosamente tallado el collar del Toisón de Oro, del que pende un carnero de oro.

A la derecha del blasón, bajo la cúpula, hay un escudo de los Zúñiga pintado sobre escayola. Lo hizo hace unos años el maestro de obras Fabián Tanco, siguiendo la idea del párroco Juan Cumplido.

9) ESCUDO DE LA DUQUESA DE BÉJAR Y BENAVENTE EN LA PUERTA OESTE DE LA PARROQUIA DE SANTA MARÍA DE LA ENCINA Y SAN JUAN BAUTISTA.




La portada que enmarca la puerta oeste de la parroquia es un bello conjunto realizado en mármol blanco procedente de la Pedrera del Manco. Corona la portada el escudo de la casa ducal de Béjar. Bajo el cual encontramos una lápida con la siguiente inscripción:

MARÍA JOSEFA ALFONSO PIMENTEL CONDESA DE BENAVENTE XIII DUQUESA DE BEJAR CONSAGRO ESTE TEMPLO A HONOR DE LA VIRGEN MARIA Y BENEFICIO DE SU AMADO PUEBLO DE BURGUILLOS AÑO DE 1795




En 1777 falleció sin sucesión el XII duque de Béjar, Joaquín López de Zúñiga Sotomayor, último miembro del linaje de los Zúñiga en ostentar el ducado de Béjar y el señorío de Burguillos. Todos los estados de la casa de Béjar los hereda María Josefa Alfonso Pimentel y Téllez-Girón, XIII duquesa de Béjar y duquesa de Benavente, entre otros muchos títulos, y nueva señora de la villa de Burguillos. Estaba casada con el duque de Osuna, uniéndose a partir de este matrimonio las casas de Béjar y Osuna. 
La duquesa fue muy famosa en la corte madrileña de su época, siendo mecenas del pintor Goya, al que le encargó varios retratos personales y familiares, así como la serie de grabados Los caprichos.



                    La duquesa de Béjar, retrato de Goya (c. 1785)

La duquesa de Béjar apoyó económicamente la construcción de la parroquia y, como muestra de agradecimiento, se colocó el escudo de armas de la casa de Béjar en la portada principal.




Armas de los Zúñiga: en campo de plata, una banda de sable y puesta en orla, brochante sobre el todo, una cadena de veintiún eslabones de oro. Al timbre, un casco empenachado, de frente, con la visera levantada dejando ver siete rejillas. Manto ducal y coronando el escudo la corona ducal.







10) ESCUDO DE LA CASA DE BÉJAR EN EL INTERIOR DE LA PARROQUIA DE SANTA MARÍA DE LA ENCINA Y SAN JUAN BAUTISTA.

Bajo la enorme cúpula de la parroquia se sitúan enfrentados sendos escudos de la casa ducal de Béjar, en señal de agradecimiento a la duquesa María Josefa Alfonso Pimentel por su apoyo económico en la construcción de la parroquia.
Son circulares y están pintados con colores bastante libremente sobre el material de obra con el que están construidos. Representan las armas de los Zúñiga.



                                                         
  
CONCLUSIÓN.

Los escudos de armas de la Casa de Béjar que tenemos en Burguillos del Cerro son un tesoro que debemos conservar, cuidar y mantener. Muestran una parte muy importante de nuestra historia. A través de ellos se puede obtener numerosa información, que será muy útil para los investigadores que quieran profundizar en el pasado de la Casa de Béjar y en la historia de Burguillos del Cerro.

Desearos Feliz Navidad y un próspero año 2016.

Saludos cordiales.

Antonio Surribas Parra


Agradecimientos a Antonio Surribas Fernández-Salguero por la corrección de éste artículo.

(Reservados los derechos de autor. Prohibida la reproducción sin permiso del autor).