jueves, 23 de noviembre de 2017

HALLADO UN IMPORTANTE POBLADO FORTIFICADO CALCOLÍTICO EN VALVERDE DE BURGUILLOS


Estimados amigos, hace unos días hemos tenido la enorme fortuna de hallar un Poblado Fortificado Calcolítico -Edad del Cobre-, no catalogado hasta la fecha, en Valverde de Burguillos, lindando con el término de Burguillos del Cerro.  

                YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO: 
Poblado Fortificado Calcolítico El Clérigo -Edad del Cobre-. Está situado en el término municipal de Valverde de Burguillos, llegando su zona de influencia al de Burguillos del Cerro.
                DESCRIPCIÓN:
Estamos ante un yacimiento arqueológico, del III milenio a.C., de enorme importancia para el conocimiento de una época, el Calcolítico, en Extremadura y Suroeste Peninsular 
El poblado calcolítico ocupa una superficie de una hectárea. Presentando dos murallas concéntricas realizadas con piedras, de carácter defensivo y en bastante buen estado. Las murallas se complementaban con una torre y una tercera línea de muralla para defensa de la entrada al poblado. La exterior mide alrededor de 300 metros de longitud. 
                  

                          Fotografía aérea de Google Maps
El asentamiento está en un lugar elevado, con una amplia visión para dominio del territorio, junto al Arroyo del Clérigo. 


Aparentemente el yacimiento arqueológico se encuentra sin alteración, ni expoliación alguna, por lo que su protección y estudio es de absoluta urgencia. 
Junto al Poblado Calcolítico se observan piezas -ortostatos- que pueden haber pertenecido a un dolmen. 
El material más abundante en el lugar es de cronología calcolítica, aunque no se descartan ocupaciones posteriores, como parece evidenciar, entre otros, materiales romanos.

DESCUBRIDORES: 
El hallazgo, de forma casual, del POBLADO CALCOLÍTICO “EL CLÉRIGO” ha sido realizado por: Antonio Surribas Parra, Víctor Gibello Bravo y Nino Cordón López.

Los descubridores han procedido a comunicar inmediatamente el importante hallazgo a la Dirección General de Patrimonio Cultural, y a los Ayuntamientos de Valverde de Burguillos y Burguillos del Cerro. El Poblado Calcolítico ha sido incorporado por la Junta de Extremadura a la Carta Arqueológica de Extremadura, en el término de Valverde de  Burguillos, con fecha 22 de noviembre de 2017, con lo que goza ya de todas las protecciones legales oportunas. A partir de ahora las distintas administraciones competentes tienen la palabra... 
             

                 Saludos cordiales. 


Antonio Surribas Parra, Víctor Gibello Bravo y Nino Cordón López.
                                              
        





martes, 31 de octubre de 2017

DESCUBRIENDO ANTIGUAS PIEZAS ROMANAS EN BURGUILLOS DEL CERRO

Estimados amigos, en las últimas semanas hemos tenido la fortuna de redescubrir dos importantes piezas romanas que se conservan en Burguillos del Cerro: el Ara funeraria de Cayo Aelio Exorato y la Cupa funeraria de Quintino.

Como ya hemos ido analizando en diversos artículos, el pasado romano de Burguillos fue muy importante y estas dos nuevas piezas así lo atestiguan. 




ARA FUNERARIA ROMANA DE CAYO AELIO EXORATO.

Tengo el placer de publicar unas fotografías inéditas de la maravillosa Ara Funeraria Romana de Cayo Aelio Exorato, que tomé en días pasados.

                        Ara romana de Cayo Aelio Exorato

El Ara o Altar fue hallado hacia 1880 en Burguillos del Cerro por don Juan Manuel Garlandi.

Matías R. Martínez nos da cuenta del descubrimiento en sus “Apuntes... de la Villa de Burguillos...”, en 1884, así como en el artículo que escribió para el Boletín de la Real Academia de la Historia en el año 1897, donde además inserta un dibujo del Altar y nos da su inscripción.




Cuando hace unos días me invitaron a ver esta pieza romana no salía de mi asombro, estaba ante el Ara funeraria dedicada a Cayo Aelio Exorato, aparecida hace más de un siglo y que, por suerte, ha parmanecido en Burguillos del Cerro desde entonces.

El Ara apareció entre los restos de la antigua Ermita de San Coronado, hoy desaparecida, y fue llevada en 1880 hasta la Casa Garlandi, en el paseo de la Fuente Llano de Burguillos del Cerro. En el siglo pasado fue trasladada a otra casa burguillana, la de los herederos del Sr. Garlandi, lugar en el que se encuentra en la actualidad.


                      Ara romana de Cayo Aelio Exorato

La doctora doña Alicia Canto de Gregorio, en su libro “Epigrafía Romana de la Beturia Céltica” (1997) -inscripción nº 67 y dibujo nº 33-, aunque nos cuenta que no pudo verla, sí nos describe el Altar siguiendo el dibujo de Matías R. Martínez y las indicaciones del profesor Francisco Zarallo Llera: “Altar de mármol de remate superior en frontón con rosetas, moldura y alta basa. Mide 0.55 x 1.35 x 0.35 m. Campo epigráfico en relieve, de 35 x 52 cm.".

En "Ephemeris Epigráphica" (1913), editada por el Institvti Archaeologici Romani, vol. 9, nº 145, aparece descrita esta pieza junto a otras aparecidas en el término burguillano.


Ephemeris Epigréphica, nº 145


DESCRIPCIÓN DEL ARA DE CAYO AELIO EXORATO.

Ara de mármol -local, probablemente de la Pedrera del Manco- con inscripción funeraria en su cara frontal. El campo epigráfico se encuentra dentro de una cartela, con moldura lisa, a excepción de la primera línea que se inscribió sobre esta. El texto se desarrolla en seis líneas, separadas las palabras por interpunciones. El desgaste de la inscripción es muy acusado por el paso del tiempo, al estar al aire libre.

La parte alta presenta una doble moldura y sobre ellas frontón con rosetas. Sobre la ancha basa presenta también doble moldura.

Las caras laterales llevan esculpidas un precioso jarro ritual y una pátera -plato de poco fondo que se utilizaba en ritos religiosos-.

El Ara tiene una grieta en la cara frontal que le corre hacia un lateral. A la basa le falta una parte en su lado derecho.

                      Jarro ritual inscrito en un lateral

                          Pátera inscrita en un lateral

INSCRIPCIONES.

La lectura es hoy muy complicada por el fuerte desgaste sufrido. Hemos de seguir la que realizó Matías R. Martínez, a fines del siglo XIX:

D(iis) · M(anibus) · s(acrum)

C(aius) · Aelius

Exoratus

ann(orum) · LX

h(ic) · s(itus) · e(st) · t(ibi) · t(erra) · l(evis)


Traducción: "Consagrado a los Dioses Manes. Cayo Aelio Exorato, de 60 años de edad. Aquí está enterrado, que la tierra te sea leve".



Inscripción en el Ara de Cayo Aelio Exorato

NUEVO HALLAZGO DE LA CUPA ROMANA DE QUINTINO.

Días atrás, mi amigo Nino Cordón me avisó de que había encontrado una piedra que podía ser interesante y además "estaba escrita". Es un gran cazador y frecuentemente se sentaba en ella para aguardar a los jabalíes. 

 Canal Extremadura T.V. recogiendo la noticia del descubrimiento de la Cupa de Quintino
Había hallado de nuevo la "Cupa funeraria de Quintino", magnífica pieza romana del siglo I d.c., que en 1994 había sido encontrada en Burguillos del Cerro, inventariada por la doctora Alicia Canto y de la que no se había vuelto a saber.



                                Cupa de Quintino

Es de granito de la zona, presenta focus en la parte superior, con unas dimensiones de 96 x 57 x 37, con el campo epigráfico en forma de tabula ansata y dos escuadras. En los laterales presenta dos relieves muy originales: un árbol de la vida y un sol



Árbol de la Vida

Sol

Focus en la parte superior

La inscripción es de tipo Epitafio Sepulcral y su texto es el siguiente:

L(ucio) . Marcio . Quintino


ann(orum) . XXXIII . Iulia
Rufina . mater . f(aciendum) . c(uravit) .


Traducción: "Lucio Marcio Quintino, de 33 años de edad. Se ocupó de hacerla su madre Rufina Julia".




                     Inscripción en la Cupa de Quintino


Conclusión.


Volvemos a insistir en la necesidad de que todas las importantes piezas romanas que venimos dando a conocer en diferentes publicaciones, y que se hayan dispersas por nuestro término, sean recogidas para su buena conservación y disfrute en el Museo Arqueológico de la Casa del Corregidor de Burguillos del Cerro. Así lo hemos transmitido directamente a nuestra Administración Regional y Municipal.


Saludos cordiales.


Antonio Surribas Parra

Autor de Burguillos y su historia


Agradecimientos a:

Antonio Surribas Fdez-Salguero.


Francisco Zarallo Llera.


Nino Cordón López.


Alicia Canto de Gregorio.

(Reservados los derechos de autor. Prohibida la reproducción sin permiso del autor).


miércoles, 28 de junio de 2017

PILA BAUTISMAL DE LA IGLESIA DE SANTA MARÍA DE LA ENCINA DE BURGUILLOS DEL CERRO: UNA OBRA DE ARTE ESCULPIDA EN LA PIEDRA




Estimados amigos,

Los burguillanos, a mediados del siglo XVIII, encabezados por don Juan de Liaño y Sánchez-Arjona, tuvieron un sueño:

      Levantar una iglesia tan grande como su castillo.

 A fe que lo consiguieron, construyendo una de las mayores iglesias de Extremadura.



La nueva iglesia parroquial de Santa María de la Encina y San Juan Bautista fue consagrada en el año 1800. Su construcción se inició en 1745 y finalizó en 1795.

En cincuenta años, se levantó una maravillosa iglesia neoclásica, que guarda en su seno un magnífico patrimonio artístico procedente de las dos antiguas iglesias templarias: de Santa María de la Encina y de San Juan Bautista -cerradas al culto al consagrarse la nueva parroquia-; de los dos conventos desamortizados en el s. XIX: el de las Llagas de San Francisco y el de la Concepción; así como los de las ermitas de: San Vicente, Ntra. Sra. Encarnación de Torres y Santa María del Valle, que fueron cerradas al culto en siglos anteriores.

PILA BAUTISMAL DE SANTA MARÍA DE LA ENCINA.

Entre ese magnífico patrimonio artístico llegado a la nueva parroquia figura la Pila Bautismal, protagonista de este artículo.



La Pila Bautismal fue un regalo de los Duques de Béjar, don Alonso Francisco de Zúñiga y Sotomayor y doña Teresa de Zúñiga, a la antigua parroquia de Santa María de la Encina, entre los años 1531 y 1544.

La Pila Bautismal llegó a la nueva parroquia procedente de la antigua parroquia de Santa María de la Encina, a fines del s. XVIII, una vez se cierra al culto la antigua parroquia. Destinándose la Capilla Bautismal para albergarla, la Pila está situada en el lado de la Epístola, al fondo del nuevo templo.

Está realizada en mármol blanco de la Pedrera del Manco, famosa cantera burguillana donde se trabajó durante siglos. El trabajo del cantero sobre el bloque fue maravilloso. Podemos decir que talló una obra de arte sobre la piedra. Don Juan Cumplido Tanco, antiguo párroco burguillano, en su libro "Burguillos en la historia", nos deja una única e importante anotación sobre la Pila Bautismal, el nombre del maestro cantero: Rodrigo Méndez Moro.





Presiden la pila cuatro grandes escudos de armas de los duques de Béjar -Señores de la Villa de Burguillos-. Dos de los escudos, iguales entre sí, pertenecen a los Zúñigas y los otros dos, iguales entre ellos, a los Sotomayor.

El escudo de armas de los Zúñiga es el de Teresa de Zúñiga (1502-1565), III duquesa de Béjar y Señora de la Villa de Burguillos.





El de los Sotomayor es el de su esposo, Alonso Francisco de Sotomayor Portugal y Enríquez (1498-1544), V conde de Belalcázar. 




Contrajeron matrimonio en 1518 y en sus capitulaciones matrimoniales recogían que el apellido Zúñiga prevalecería sobre el de Sotomayor. Es decir, el de Teresa sobre el de Francisco. Después de su matrimonio con Teresa pasaría a llamarse Alonso Francisco de Zúñiga y Sotomayor. 

Teresa de Zúñiga, Grande de España, sobrina de Álvaro, II duque de Béjar, heredó en 1531 todos los títulos y estados de su tío. Dos años más tarde, en 1533, heredó los de su tía abuela la duquesa María de Zúñiga y Pimentel, reuniendo una enorme herencia: los ducados de Béjar, Plasencia y Bañares; los marquesados de Ayamonte y Gibraleón; más, entre otros, el señorío de Burguillos. 

Fecho la construcción de la Pila Bautismal entre 1531 -inicio del ducado de Teresa- y 1544 -muerte de su esposo-.  También me lleva a pensar en esa fecha el que la duquesa Teresa de Zúñiga, una vez viuda, recobra el escudo de armas de los Zúñiga en solitario, sin el de su marido Sotomayor. Ello es debido a que recibió maltratos de su esposo durante el matrimonio, maltratos que ella denunció tras la muerte de este. Una vez viuda pasó largas temporadas en Burguillos, en su casa señorial de la calle San Juan. Fundó el antiguo Convento de las Llagas de San Francisco en 1562. 

La Pila Bautismal estaba colocada originariamente en la antigua iglesia de Santa María de la Encina, en la nave del Evangelio, en el coro bajo. Esto lo sabemos gracias a los trabajos arqueológicos realizados en la rehabilitación de Santa María.



                                        Antigua iglesia de Santa María de la Encina


ICONOGRAFÍA DE LA PILA BAUTISMAL DE SANTA MARÍA DE LA ENCINA.

La tradición de la Península Ibérica era, desde la Edad Media, construir las pilas bautismales en piedra, mármol o granito, aparte de por razones de duración, permebealidad, etc., por motivos simbólicos:

El agua nace de la piedra y Cristo que es fuente viva, es piedra angular.

El simbolismo de los escudos de los duques de Béjar esculpidos en la Pila Bautismal, por partida doble, es claro: desde el mismo momento del nacimiento y bautismo de los burguillanos, la Casa Ducal, que ya poseía el Señorío, también quería poseer el alma de sus súbditos. 

Entre los escudos hay esculpidos dos motivos vegetales que contienen unas llaves y dos caras de ángeles. En las pilas medievales los motivos vegetales representan la salvación que el bautismo posibilitaba y las llaves simbolizan ser las del paraíso.





Las caras de los dos ángeles representan también la vida en el paraíso.



La copa de la Pila Bautismal lleva esculpida una cadena en su parte alta. El bautismo, como baño purificador, rompe las cadenas con el demonio, según la tradición del Medievo.

La basa está decorada en cada una de sus cuatro esquinas con dos cabezas de niños y dos cabezas de monstruos, como era muy común en las pilas de la Edad Media. Estas cuatro cabezas evocan a los cuatro ríos del paraíso: Geón, Pisón, Tigris y Éufrates. Ríos portadores de las cuatro Virtudes Cardinales: Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza.




El fuste, de sección octogonal, representa el octavo día de la creación, día de la Resurección de Cristo. El número ocho contiene un simbolismo que nos habla del renacimiento, del paso que el bautismo proporciona hacia una nueva vida eterna. El ocho simboliza la salvación.

A finales del siglo XVIII también llega la preciosa Pila Bautismal de la antigua parroquia de San Juan Bautista, que es colocada en la capilla del fondo, en el lado del Evangelio. En los años ochenta del siglo pasado, la Pila de San Juan se situó al lado de la Capilla Bautismal. La copa es de forma poligonal, dodecagonal, y simboliza la construcción del Santo Sepulcro de Jerusalén, los doce Profetas, los doce Apóstoles, los meses del año.



           Pila Bautismal de la antigua parroquia de San Juan Bautista

LIBROS DE BAUTISMO DE LA ANTIGUA PARROQUIA DE SANTA MARÍA DE LA ENCINA.

El primer Libro de Bautismo que recoge la inscripción de los burguillanos bautizados en la antigua parroquia de Santa María de la Encina se abre el 19 de diciembre de 1555. En él están registrados todos los bautizados hasta el 27 de diciembre de 1588.

Referidos a Santa María existen 25 Libros de Bautismo, que van desde el 19 de diciembre de 1555 hasta el 10 de febrero de 1845.

Referidos a San Juan existen 6 Libros de Bautismo, que van desde 1565 hasta el 28 de febrero de 1844.

La nueva parroquia de Santa María de la Encina y San Juan Bautista abre su primer Libro de Bautismo el 21 de junio de 1848.  

CONCLUSIÓN.

La Pila Bautismal de la antigua parroquia de Santa María de la Encina es una obra de arte esculpida en la piedra por un artesano burguillano de la Pedrera del Manco: Rodrigo Méndez Moro.

Fue un regalo realizado por los Duques de Béjar y Señores de la Villa de Burguillos, doña Teresa de Zúñiga y don Alonso de Sotomayor, a la antigua parroquia de Santa María de la Encina entre los años 1531 y 1544.

En ella, nos hemos bautizado y se seguirán bautizando miles de burguillanos. Muy pronto, esta Pila celebrará sus cinco siglos de vida.

Saludos cordiales.


Antonio Surribas Parra
Autor de Burguillos y su historia



Agradecimientos a Antonio Surribas Fdez-Salguero por la corrección de éste artículo.


(Reservados los derechos de autor. Prohibida la reproducción sin permiso del autor).